Scamming: ¿Qué es y cómo funciona la denominada estafa nigeriana o fraude 419?

Uno de los delitos por correo electrónico más comunes que se cometen hoy en día se denomina estafa nigeriana, también conocida como carta nigeriana o fraude 419. Aunque la estafa nigeriana toma su nombre del país de Nigeria, las formas de la estafa nigeriana se originaron en otras partes de África y Europa. 

Si bien la forma actual de la estafa nigeriana parece haber comenzado en Nigeria en la década de 1970, una versión anterior llamada ‘Carta del prisionero español’ ha existido desde la Edad Media. 

Básicamente, la manera clásica de estafa en Nigeria se basa en una carta, antes fax o correo electrónico supuestamente enviado por la familia de un rico político nigeriano que actualmente se encuentra en el exilio, encarcelado o muerto.

La familia no puede acceder a una cuenta congelada que contiene millones de dólares, pero el dinero puede depositarse en cuentas bancarias extranjeras. La familia debe encontrar extranjeros ingenuos dispuestos a recibir parte de este dinero para su custodia. 

A cambio de este delito de cuello blanco, el destinatario tiene derecho a quedarse con hasta el 40% de la inversión total. Muy a menudo, un correo electrónico fraudulento de Nigeria contiene información legítima sobre la muerte o el encarcelamiento de un disidente político real. 

Esto puede ser una verificación suficiente para un destinatario escéptico o poco confiado. La segunda parte de la clásica estafa nigeriana comienza cuando el destinatario acepta enviar información financiera confidencial al remitente para recibir dinero. 

A partir de ahora, el estafador nigeriano utilizará esta información personal para borrar la cuenta bancaria completa de la víctima o enviar un cheque de caja falso como pago parcial.  

A veces, la víctima solo proporcionará información de contacto personal, por temor a un posible desastre financiero. El estafador nigeriano original pasará la estafa a un segundo perpetrador que se especializa en tácticas de venta agresivas. Son todo un grupo delictivo.

Esta persona emplea la presión psicológica e incluso la intimidación física para obtener un préstamo de buena fe de la víctima. Una vez que se recibe este dinero, los estafadores desaparecen rápidamente, como si nunca hubieran existido.

Sobra decir que nunca hubo una fortuna o herencia familiar que sacar de ese país. Las variaciones de la estafa nigeriana incluyen otras grandes sumas de dinero, como el correo electrónico de las víctimas de la lotería internacional que recientemente ganó una cantidad significativa de dinero en una lotería previamente desconocida. 

Sin embargo, para reclamar su supuesto premio, a menudo se les pide a las víctimas que presenten ‘bonos garantizados’ para asegurar la presunta entrega adecuada. Lo peor es que incluso a veces, algún juez puede ser sobornado para legitimar este proceso delictivo. 

Una vez más, los estafadores desaparecen pronto después de recibir estos pagos ilegales; se los traga la tierra. Se han reportado casos de homicidios y otros actos delictivos en todo el mundo como consecuencia directa de los cambios y variantes en el fraude original de Nigeria. 

En 2006, un ministro en Tennessee fue asesinado a tiros por su esposa, quien temía ser expuesta como víctima de una lotería internacional. Otros denuncian amenazas de secuestro, ataques físicos y chantajes de todo tipo por parte de miembros de la operación de fraude de Nigeria. 

Los esfuerzos de aplicación de la ley a menudo se ven obstaculizados por los cada vez más elementos electrónicos sofisticados de las estafas nigerianas más avanzadas. El fraude se puede producir con facilidad, literalmente al conectarse a cibercafés en cualquier parte del mundo, donde es mucho más complicado rastrear a los delincuentes y más sencillo acceder a los datos de las víctimas, ya que en estas redes las cuentas quedan muy expuestas.