Scamming: La oferta del siglo. Fraude inmobiliario

Desafortunadamente, todavía se considera que un rasgo característico del mercado inmobiliario es la falta de tranquilidad en las transacciones: el fraude no se ha detenido, además, los estafadores inventan esquemas nuevos y mejoran los antiguos.

¿Por qué es difícil de erradicar?

Los expertos del mercado identifican dos razones. El primero es la inexperiencia de los vendedores y compradores de viviendas: las personas están tratando de resolver este problema, para la mayoría, tales operaciones ocurren una o dos veces en la vida. 

La segunda razón es el interés indestructible de los estafadores en obtener grandes ganancias: pueden ganar mucho si toma posesión del apartamento de otra persona. Considere los esquemas fraudulentos más comunes, esto minimizará o incluso eliminará las consecuencias negativas para los participantes conscientes en el mercado inmobiliario. 

Realización de una transacción por parte de un representante con documentos falsificados

Este esquema fraudulento también implica una transacción basada en estos documentos del propietario real. A veces los estafadores falsifican un DNI y pegan su foto en lugar de una foto del propietario real.

Un estafador puede actuar con un DNI falso emitido a nombre del verdadero propietario. Además del DNI falsifican los títulos de propiedad de la vivienda. Este tipo de fraude implica un trabajo preparatorio más serio en forma de emisión de duplicados de títulos de propiedad de un bien con el pretexto de perderlos.

Esto requiere costos apropiados, tanto financieros como de tiempo, pero hace que sea mucho más difícil para el comprador identificar la estafa de forma independiente. Por regla general, el propietario real está ausente o alquila su bien.

Por lo tanto, la vivienda está disponible para inspección y no despierta sospechas entre un posible comprador. Después de cierto tiempo, el propietario regresa y se encuentra con nuevos inquilinos en su casa.

Por supuesto, logra fácilmente el reconocimiento judicial del contrato de compraventa como inválido. Las personas son desalojadas y el comprador no podrá devolver el dinero gastado en la compra de la vivienda.

Una agencia profesional verificará la autenticidad del DNI (la calidad de la foto pegada, la disponibilidad de un conjunto completo de detalles, la coincidencia de datos de diferentes páginas) y también establecerá la autenticidad de los documentos del título.

Los estafadores también cambian los números de una casa o apartamento, tanto en documentos como en la vida real. Como resultado de acciones tan simples, se muestra un objeto al comprador y la transacción se realiza con otro menos costoso. A pesar de la extrema simplicidad de exponer la estafa, se usa en la práctica hasta el día de hoy.

Vender un apartamento por poder

Vender un apartamento por poder se considera merecidamente una transacción potencialmente peligrosa para un comprador de vivienda. Tiene varias debilidades que los estafadores están dispuestos a usar: el documento puede ser falsificado; el propietario ha revocado el poder notarial, lo cual tiene derecho a hacer en cualquier momento; el documento puede ser emitido bajo amenaza de violencia o en virtud de fraude; el titular que emitió el poder notarial ha fallecido.

En cada una de las situaciones enumeradas anteriormente, la celebración de un contrato de compraventa dará lugar a su impugnación posterior: en los tres primeros casos, directamente por el propietario, en el último, por sus herederos legales.

Medios modernos de comunicación (establecimiento de desvinculación del propietario) reducen los riesgos, pero no los eliminan por completo. Por lo tanto, si es imposible garantizar la participación personal del propietario en la transacción o en la etapa de preparación, es necesario verificar si el poder fue emitido y no cancelado por el notario, y también para exigir el propietario para confirmar los poderes de la persona autorizada (para aprobarlos).

Impugnación de una transacción por parte de personas de un grupo de alto riesgo

La esencia es simple: la transacción se concluye de la manera tradicional y, después de su finalización y pago, el vendedor cuestiona la legalidad del contrato por motivos de salud. Lamentablemente a menudo los ciudadanos socialmente desfavorecidos se convierten en el instrumento del crimen de los estafadores.

Cediendo a la persuasión o amenazas de delincuentes, o promesas de recompensas monetarias, los vendedores socialmente desfavorecidos concluyen personalmente un trato para la venta de un bien y reciben dinero del comprador, y después de un tiempo otorgan un poder notarial a los mismos estafadores (o abogados atraídos por ellos) para representar sus intereses en los tribunales.

Comienza la impugnación de la transacción concluida, basada en la incapacidad del vendedor para dar cuenta de sus actos al momento de firmar el contrato, incomprensión de la esencia y consecuencias de la transacción, redacción inconsciente de un recibo, etc.

Y si el defecto del testamento del vendedor se confirma como resultado de un examen forense, el bien será retirado de la posesión del comprador y devuelto al propietario anterior, y el comprador no recibirá ningún reembolso del vendedor.

Está claro que no se descartan intentos posteriores de vender este objeto según el mismo esquema. Antes de concluir un acuerdo, es necesario obtener la confirmación de la capacidad legal del vendedor, para exigirle un certificado de un dispensario psico y neurológico.

Si el vendedor está enfermo, o hay signos de su comportamiento inapropiado o el uso de alcohol o drogas, se debe realizar un examen médico del vendedor el día de la transacción. Es mejor concluir una transacción de compraventa con un notario: verificará la identidad del vendedor y su capacidad legal.