¿Qué puede hacer un detective privado en España?

El oficio de detective en España cada vez cuenta con más salidas laborales y en distintos ámbitos. Sus servicios son requeridos por personas, corporaciones y empresas para distintos propósitos. Pero todo esto conlleva una gran responsabilidad que debe ser regulada.

Las Leyes en España son muy claras al referirse a las funciones que puede y no puede desempeñar un detective en nuestro país. En concreto, la profesión queda regulada por las siguientes leyes: Ley 5/2014, Real Decreto 581/2017, Real Decreto 2487/1998, Real Decreto 2364/1994, Orden INT/1019/2021, Orden INT/2850/2011, Orden INT/318/2011, Orden INT/315/2011, Orden de 14 de enero de 1999, Orden de 15 de febrero de 1997, Resolución de 31 de julio de 2012, Resolución de 12 de noviembre de 2012, Resolución de 6 de junio de 2012, Resolución de 16 de noviembre de 1998, Resolución de 18 de marzo de 1997, Resolución de 13 de enero de 1997 y Resolución de 28 de febrero de 1996.

Cosas que puede hacer un detective privado en España:

1. Averiguaciones en ámbitos financieros, económicos, mercantiles, laborales, familiares o sociales.

Es decir, en casi todos los ámbitos de la sociedad, los detectives pueden ejercer su trabajo con totales garantías.

2. Recopilar información para el buen funcionamiento de grandes superficies comerciales, convenciones, certámenes, ferias, espectáculos, exposiciones y hoteles.

La seguridad es siempre la clave en este oficio, ya sea en un escenario o en otro, velar por el correcto funcionamiento de las cosas, es parte de sus misiones.

3. Obtención de pruebas e información sobre delitos a instancia de parte por encargo de los sujetos legalmente habilitados en un proceso penal.

Siempre con el conocimiento y consentimiento de alguna de las partes objeto en un proceso judicial, los detectives pueden prestar sus servicios como expertos.

4. Hacer informes sobre sus averiguaciones.

El informe final es el resumen que contiene todas las claves y conclusiones del trabajo realizado por el detective.

5. Colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por la seguridad ciudadana.

Esta colaboración es esencial para el buen funcionamiento de la justicia, de lo contrario podría tener consecuencias.

6. Defender sus informes ante tribunales de cualquier índole.

Ser testigos expertos en juicios es parte del trabajo diario de los detectives. Cualquier informe presentado como prueba en un proceso judicial debe ser confirmado en sala por el autor del mismo, para que su validez conste de forma efectiva.

Cosas que no puede hacer un detective privado en España:

1. No es compatible este trabajo con el resto del personal de seguridad privada.

El detective debe dedicarse a su oficio concreto relacionado con la seguridad privada en el ámbito legislativo de España.

2. No es compatible este trabajo con funciones propias del personal al servicio de cualquier Administración Pública.

El detective trabaja para terceros, ya sean personas o corporaciones. Las administraciones cuentan con sus servicios de seguridad estatales propios.

3. No puede investigar delitos perseguibles de oficio.

Los delitos de oficio son competencia de los fiscales y sus tribunales. Por lo que ante cualquier situación similar, el detective debe informar a las autoridades competentes.

4. No pueden investigar la vida íntima de personas en lugares privados o reservados y/o sus domicilios.

La protección de datos, los derechos al honor y a la privacidad son incuestionables en nuestro país. Sólo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrían hacerlo bajo autorización judicial cuando existen pruebas de sobra sobre su utilidad a la hora de demostrar un ilícito.

5. Utilizar distintivos ni vehículos que puedan confundirse con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Sólo las autoridades del estado pueden hacer uso de tales emblemas, por lo que los detectives deben acreditarse siempre acorde a sus funciones.