Normativa reguladora de drones en España

La agencia encargada de fiscalizar el uso de drones en España es la Agencia Nacional de Seguridad Aérea (AESA). Además, también es responsable de todos los asuntos relacionados con la navegación y el transporte aéreo y la seguridad aeroportuaria.

Para pilotar drones en España se aplican las normativas europeas vigentes RD 2019/945 y RE 2019/947. Además, el Real Decreto No 1036/2017 de 15 de diciembre modificó el RD 552/2014 de 27 de junio y tiene vigencia hasta el 1 de enero de 2022.

Este año 2021 se prevé la emisión de un nuevo RD para regular los vuelos de drones en España y actualizar la normativa vigente de acuerdo con la normativa europea. Además, AESA no ha reglamentado muchos aspectos, tenga cuidado al volar drones.

Una de las novedades que surgió tras la entrada en vigor de la nueva normativa española sobre drones es que los requisitos para los drones voladores han cambiado, ya sea por ocio o por trabajo. Y es esta distinción la que se ha eliminado por completo.

En 2021 se seguirá aplicando la licencia oficial de piloto de drones a las fuerzas y agencias de seguridad (FCS); para otros, para drones de más de 250 gramos, se debe obtener un certificado con los conocimientos menos probados, que permitirá volar a los no tripulados en diferentes categorías establecidas.

Debes pasar la prueba ante AESA para poder volar un dron en la categoría abierta en base a la nueva normativa UAS; dicha prueba puede ser de dos niveles: el nivel 1 o el nivel 2, en función del riesgo de las operaciones a realizar con la aeronave. Igualmente, para poder pilotar en una categoría concreta, es esencial superar el examen AESA Nivel 3 para volar en los supuestos y escenarios habituales previstos en el mismo.

Restricciones

Con excepción de ciertas categorías bajo STS BVLOS, las restricciones generales para volar con drones en toda España, siempre desde la línea de visión del piloto son: La altura de vuelo no debe exceder los 120 m. No vuele a menos de 8 kilómetros de cualquier aeropuerto, aeródromo o espacio aéreo controlado.

El seguro de responsabilidad no es obligatorio, pero se recomienda encarecidamente tener uno. El piloto será responsable de los posibles daños ocasionados por la aeronave. El dron debe tener una placa de identificación resistente al fuego adherida a la estructura, que contiene datos como el nombre del fabricante, el modelo, el número de serie (si corresponde) y la información de contacto del piloto.

Proteja los derechos de privacidad personal que pueden aparecer en las imágenes tomadas por drones y preste especial atención a la divulgación pública para evitar violar las leyes de protección de datos. No sobrevuele a las personas, proteja el derecho al honor y la privacidad.

Normativa para drones que pesen menos de 250 gramos

Algunas personas creen que volar en nuestro país un dron de menos de 250 gramos, ya que casi son un juguete, no implica tener que cumplir con ningún tipo de normativa, pero nada más lejos de la realidad. Aunque la legislación actual es mucho más indulgente para este tipo de drones, para volar de forma legal y segura, aún debe cumplir con una serie de pautas.

Para volar drones de las subcategorías A1 y A3 de la categoría abierta, es obligatorio superar al menos el examen AESA Nivel 1 para conseguir el certificado correspondiente. Su altura desde el suelo no debe exceder los 120 metros y la distancia horizontal no debe exceder los 50 metros.

No se puede volar en parques nacionales, santuarios de vida silvestre, reservas de biosfera y otros espacios naturales protegidos. Debe seguir las reglas de no volar a menos de 8 kilómetros de cualquier aeropuerto. También debe tener cuidado de no violar las leyes de protección de datos y los derechos de honor y privacidad.