Lo que un detective privado debe saber sobre las cámaras ocultas para videovigilancia

Al elegir cámaras para videovigilancia, a menudo se encuentra con el hecho de que algunas de ellas tienen un tamaño bastante grande. 

Esto no solo complica su instalación, sino que también hace que sea imposible instalarlas ocultas, lo cual es necesario no solo para espiar a alguien (lo cual, ya sabes, es absolutamente ilegal), sino también para no molestar simplemente a las personas que están bajo constante control. 

Además, es posible que se necesite una opción oculta para instalar cámaras si se instalan externamente, para no incomodar a las personas que pasan. Las ventajas de una cámara CCTV son obvias: 

-Protección fiable contra actos de vandalismo por instalación oculta. En cuyo caso, los atacantes ni siquiera adivinarán que están en el campo de visión de la cámara.

-Una cámara de vigilancia encubierta no causará molestias a las personas bajo su supervisión. 

Características principales (Minicámaras).

Las cámaras que se utilizan en los sistemas de circuito cerrado de televisión prácticamente no se diferencian de las cámaras de vídeo ordinarias en términos de características técnicas, y la diferencia esencial es su tamaño en miniatura. 

Se basan en los mismos elementos funcionales: Una matriz que convierte la luz que incide sobre ella en un impulso eléctrico, lente a través de la cual la luz ingresa a la matriz, y un procesador que convierte los impulsos eléctricos de la matriz en una señal de video. 

Luego, la cámara transmite los datos por cable, canal inalámbrico o por red GSM a cualquier dispositivo (grabador de video, ordenador, teléfono móvil), en el que se almacena toda la información. En cámaras con la capacidad de grabar en unidades internas, por regla general, esta es una tarjeta micro SD, la grabación también se puede realizar en su propia memoria. 

Dependiendo del modelo de la cámara de CCTV, la iluminación infrarroja puede estar o no disponible, gracias a la cual el dispositivo puede realizar una videovigilancia sin problemas incluso en la oscuridad total. A la hora de elegir cualquier cámara, las características fundamentales a las que se prestará atención en primer lugar serán su sensibilidad, ángulo de visión y resolución. 

La sensibilidad se refiere al nivel mínimo de iluminación en el que la cámara puede capturar lo que está sucediendo. Lux se considera la unidad de medida de la sensibilidad a la luz: según las condiciones de iluminación y la necesidad de realizar una videovigilancia nocturna, es necesario elegir cámaras con los valores de sensibilidad adecuados. 

La elección de un ángulo de visión amplio será relevante en los casos en que se requiera una visión general de una habitación o territorio, la elección de un ángulo estrecho es necesaria en los casos de seguimiento de un determinado objeto estático. 

La resolución de la cámara CCTV debe elegirse lo más alta posible (HD, Full HD, se aplica a los modelos digitales), para que pueda ver cada detalle. Hay otra división importante de cualquier cámara, que también se aplica a las ocultas, en dos grupos: analógica y digital. 

Las primeras son capaces de producir una calidad de imagen estándar y, por regla general, tienen una baja resolución de grabación, respectivamente, y su costo es extremadamente bajo. Las cámaras digitales tienen una resolución de imagen mucho más alta, lo que tiene un efecto positivo en su calidad: puede ver todo hasta el más mínimo detalle. Pero junto con la calidad, el precio de dichos modelos también está creciendo, lo que en algunos casos no permite que los usuarios comunes los compren para la videovigilancia doméstica. 

Variedades y modelos específicos de cámaras ocultas

Dependiendo de sus características funcionales, las cámaras de CCTV se pueden dividir en varios subgrupos.

Cámaras wifi ocultas

Este tipo de cámaras de video ocultas utiliza una red wifi para transmitir una señal, con la ayuda de la cual la imagen se transfiere a un PC, enrutador o teléfono móvil. La transmisión de video se puede grabar en el almacenamiento interno del teléfono o el ordenador, o se puede transmitir a la red a través de un enrutador. 

Cuando compre cámaras de vigilancia Wi-Fi ocultas para una casa o apartamento, prepárese para el hecho de que la señal de ellas, por regla general, tiende a debilitarse al pasar a través de las paredes, por lo tanto, verifique la calidad de la señal en los sitios de instalación planificados con anticipación. 

Cámaras ocultas independientes con tarjeta de memoria

Las cámaras independientes suelen tener su propia fuente de alimentación en forma de batería. Para extender el tiempo de funcionamiento docenas de veces, generalmente se ofrecen cargadores portátiles para tales cámaras, gracias a los cuales se puede resolver su principal inconveniente: duración insuficiente de la batería (1-2 horas). 

Las cámaras de vigilancia ocultas autónomas graban en el almacenamiento interno (tarjeta micro SD): para ver la grabación en el futuro, solo necesita insertar la tarjeta en la computadora portátil o en el lector de tarjetas de la computadora y abrir el archivo deseado en el reproductor. 

La ventaja de estas cámaras es su tamaño en miniatura, así como la ausencia de cables, lo que les permite usarlas como cámaras ocultas sin ningún problema.