Las habilidades que el emprendedor en formación del futuro debe tener

Los mejores profesores siempre han estado no solo muy motivados, sino también profundamente conscientes de la materia que enseñan. Este rasgo se está volviendo cada vez más relevante en un momento en que las aulas tienen computadoras y motores de búsqueda.

El rápido progreso tecnológico es una característica definitoria de nuestro tiempo. La generación más joven trabajará en un mercado laboral con el que las generaciones mayores no están familiarizadas.

La preparación de los alumnos requerirá que los docentes combinen habilidades que tradicionalmente se han considerado de buenos educadores con otras nuevas necesarias para mejorar la vida de los estudiantes en el siglo XXI.

5 habilidades que todo docente necesitará en el futuro

1. Conocimiento profundo del tema

Los mejores profesores siempre han estado no solo muy motivados, sino también profundamente conscientes de la materia que enseñan. Este rasgo se está volviendo cada vez más relevante en un momento en que las aulas tienen computadoras y motores de búsqueda.

Después de todo, los profesores deben ayudar a los estudiantes a comprender y analizar la información que obtienen de allí. Pero un docente no es solo una persona que puede transmitir hechos y reglas.

Debe ser alguien que conozca lo suficientemente bien el tema y comprenda qué es exactamente lo que los estudiantes pueden estudiar por su cuenta y para lo cual necesitan ayuda para una comprensión más profunda de la esencia del tema.

Una tarea obligatoria para el profesor del futuro será enseñar a los estudiantes a desarrollarse por sí mismos, a explorar hechos y aprender a usarlos. Esto hará que durante el resto de sus vidas formen en los alumnos las habilidades de asimilación correcta de la información que necesitarán para el empleo.

2. Capacidad para ser mediador

El papel del docente como facilitador está definido en los sistemas educativos de muchos países desarrollados. Facilitar el proceso es importante no solo para alentar a los alumnos a aprender, sino también para desarrollar habilidades que harán que los estudiantes sean trabajadores exitosos en el futuro.

La Asociación Nacional de Educación de EE.UU. señala que durante los últimos 20 años, las calificaciones de los trabajadores han cambiado drásticamente. Hay una fuerte caída en la demanda de trabajo automático rutinario.

Además de los tres «pilares» clásicos y todavía importantes de la educación obligatoria (lectura, escritura, aritmética), deberían proporcionar a los estudiantes cuatro «pilares» más: pensamiento crítico, habilidades de comunicación, capacidad de cooperación y creatividad.

Es probable que la necesidad de estas habilidades aumente a medida que el trabajo de rutina sea reemplazado gradualmente por la automatización impulsada por la tecnología. Estas habilidades no siempre son fáciles de enseñar.

Sin embargo, los profesores que utilizan técnicas como los proyectos grupales pueden hacer una contribución significativa a la solución de los problemas globales del mundo.

3. Habilidades sociales desarrolladas

En el siglo XXI, tener éxito significa mejorar las habilidades de las personas, como la comunicación y la colaboración. La computadora no puede reproducir completamente estas habilidades, por lo tanto, resulta que los docentes en el futuro deberían convertirse en expertos en contribuir al componente social del proceso educativo.

Las habilidades sociales ya se han convertido en las características que la mayoría de empleadores requieren. Un estudio de 2015 realizado por la Asociación Nacional de Universidades y Empleadores en los Estados Unidos encontró que, en lugar de requisitos basados en habilidades, las tres habilidades más comunes requeridas al solicitar un trabajo son:

-La capacidad de trabajar en equipo.

-Capacidad para tomar decisiones y resolver problemas.

-La capacidad de comunicarse eficazmente con otros empleados y con personas que no pertenecen al personal de la organización.

4. Enfoque externo

Para desarrollar los rasgos y habilidades deseados, los profesores deberán enfocarse en enseñar fuera del aula. La idea clave aquí es aplicar el material aprendido en situaciones de la vida real para que los estudiantes puedan comprender lo que está sucediendo en el lugar de trabajo, lo que a menudo va más allá de lo que saben de la formación.

Un enfoque de pensamiento de diseño que obliga a los estudiantes a percibir la información a un nivel sensorial en lugar de cognitivo, que le permite probar los conocimientos adquiridos en el contexto del mundo real.

En el concepto de aula invertida, el proceso de aprendizaje en sí tiene lugar fuera de la institución educativa, mientras que los deberes, por el contrario, se realizan en el aula. De acuerdo con este modelo, las instrucciones para los estudiantes se dan en un video que debe ser visto antes de la lección, lo que libera tiempo para el análisis en el aula.

5. Análisis de datos

Gestión e Innovación educativa

Con más de 10 años de experiencia en el sector, diseñando e impartiendo formación innovadora y de calidad.

Últimas publicaciones

Fórmate con nosotros
y sigue progresando
profesionalmente

Formador de formadores

No dejes escapar esta oportunidad de seguir creciendo profesionalmente. Estudia a tu ritmo, con formadores profesionales en activo.
133€ / mes

Quieres saber más, suscríbete a nuestro blog.

La suscripción al Blog se usará sólo para fines informativos de las publicaciones que se realicen en el mismo.

Ir arriba