Ciberguerra entre Rusia y Ucrania: ¿un segundo frente?

Contrariamente a la conversación favorita de la élite rusa sobre la guerra híbrida (que combina formas tradicionales y no tradicionales de luchar contra el enemigo), Moscú en su mayoría habla a Kyiv en el lenguaje arcaico de los ataques con tanques y misiles. 

Potentes ciberataques a la infraestructura crítica de Ucrania en este año fueron el preludio de un conflicto «caliente» en el que el espacio virtual parece jugar un papel secundario para el Kremlin hasta el momento. 

Las acciones contra Rusia se limitan a redadas llamativas de ‘ciberpartidarios’ que derribaron o ralentizaron los sitios web de las agencias gubernamentales rusas, así como de empresas y medios considerados progubernamentales, pero la escala de estos ataques aún es muy limitada. 

Sin embargo, según las previsiones de varios expertos destacados, el conflicto ucraniano puede prolongarse durante años, como resultado de lo cual las acciones en el ‘frente cibernético’ también pueden intensificarse, según señalan Jeimy Cano y el Equipo CP en su artículo ‘Tensiones entre Rusia y Ucrania…Operaciones Cibernéticas’.

Tropas cibernéticas rusas

El hecho de que el ciberespacio se esté convirtiendo en un nuevo y, quizás, el principal escenario de operaciones de las fuerzas armadas, comenzó a hablarse a fines de la década de 2000. Los ataques cibernéticos, llevados a cabo por actores estatales o no estatales, pueden causar estragos en el país al que se dirigen: inhabilitar trenes, volar oleoductos, desenergizar ciudades, paralizar el sistema bancario y similares, advirtió el influyente experto militar estadounidense Richard Clarke hace muchos años. 

Más tarde, el jefe del Estado Mayor de Rusia, Valery Gerasimov (a quien se le atribuye la autoría del concepto de guerra híbrida), también señaló que la guerra moderna se lleva a cabo en todos los entornos físicos y espacios de información. La creación de ciber tropas en la Federación Rusa se encargó mucho antes de la toma de Crimea y el inicio del conflicto en el Donbass. 

Rusia fue acusada de ataques cibernéticos en la década de 2000 (y los primeros casos de ciberespionaje que involucraron a hackers informáticos que trabajaban para el Kremlin se remontan a fines de la década de 1990), pero los primeros informes sobre la formación de fuerzas especiales de este tipo en toda regla aparecieron en 2013, aunque cómo no, Rusia lo negó durante mucho tiempo (la aparición de las Fuerzas de Operaciones de Información se anunció oficialmente solo en febrero de 2017). 

Como resultado de estos esfuerzos, según los analistas rusos, su país se ha convertido en uno de los estados con las ciber tropas más poderosas. En los últimos años, la Federación de Rusia se ha ganado la reputación de ser un país que utiliza activamente hackers informáticos tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra. El conflicto entre la Federación Rusa y Ucrania y Occidente por Crimea y Donbass fue el primer gran frente ‘caliente’ de este tipo de operaciones. 

En la primavera de 2014, el software espía Ouroboros llegó a los ordenadores de varias instituciones estatales en Ucrania y luego en otros países del mundo. Expertos occidentales han señalado a hackers informáticos vinculados al gobierno ruso. 

En diciembre de 2015, varios miles de residentes de la región de Ivano-Frankivsk se quedaron sin electricidad como resultado del sabotaje contra las empresas energéticas ucranianas utilizando el troyano BlackEnergy. Se cree que este fue el primer ataque cibernético en la historia en provocar un apagón. El segundo sabotaje de este tipo dirigido contra el sistema energético de Kyiv se registró en 2017. 

En el mismo año, los atacantes desactivaron las computadoras de miles de empresas y agencias gubernamentales en diferentes países, incluida Rusia, utilizando la familia de malware Petya. Pero Ucrania sufrió el mayor daño. 

Según los especialistas de la empresa internacional que desarrolla programas antivirus ESET, el verdadero objetivo de los hackers informáticos no era la extorsión, sino el sabotaje. Al mismo tiempo, asumieron los expertos, el virus se salió de control, provocando una ‘pandemia’ que costó 10.000 millones de dólares solo en Estados Unidos. 

La responsabilidad de estos y muchos otros ataques (incluida la intromisión en las elecciones estadounidenses y francesas) se atribuye a numerosos grupos de piratas informáticos rusos, cuyos miembros Estados Unidos considera miembros del FSB y GRU secretos que se especializan en guerra cibernética. 

Rusia negó todas las acusaciones. Putin comparó a los hackers informáticos con «artistas independientes», algunos de los cuales pueden ser patriotas rusos pero no tienen vínculos con agencias gubernamentales. Pero fuentes del Daily Storm entre los hackers informáticos argumentan lo contrario: las agencias de inteligencia rusas «cazan» talentos en escuelas y universidades, y en ocasiones incluso reclutan a delincuentes condenados por delitos cibernéticos, aunque esta práctica está oficialmente prohibida. 

¿Ucrania está lista para aguantar esta ciberguerra?

Ucrania parece estar muy por detrás de Rusia en términos de preparación para la guerra cibernética. El decreto sobre la creación de ciber tropas separadas como parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania se emitió en agosto de 2021, y el reclutamiento para ellos comenzó solo una semana antes de la ilegal invasión rusa. 

Varias agencias gubernamentales están involucradas en la protección contra amenazas cibernéticas: fuerzas especiales como parte de las tropas de señales de las Fuerzas Armadas de Ucrania, el Servicio de Comunicaciones Especiales del Estado (una agencia de aplicación de la ley subordinada al presidente y al Gabinete de Ministros), el Servicio de Seguridad de Ucrania, el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, el Ministerio de Información Digital, así como activistas que se hacen llamar ciber partidarios. 

Ucrania es uno de los líderes regionales en el campo de TI, y los hackers informáticos ucranianos no son inferiores a los rusos en profesionalismo, señaló Deutsche Welle. Pero probablemente tengan muchos menos recursos. En la década de 2010, los ucranianos supuestamente llevaron a cabo ataques contra Rusia y las autoproclamadas «Repúblicas Populares» en el mundo virtual más de una vez. Por ejemplo, algunos correos electrónicos fueron pirateados. 

El del asistente de Putin, Vladislav Surkov fue uno de ellos junto a sitios web de medios de propaganda y algunas autoridades (sin embargo, hubo dudas sobre la confiabilidad de algunos de los datos publicados). Al mismo tiempo, como afirmaron los propios hacktivistas, fundamentalmente pasaron por alto la infraestructura civil, limitándose a recopilar inteligencia y gestos simbólicos, como hacer sonar el himno ucraniano en lugares públicos de Crimea. 

Es significativo que Rusia, que no perdió la oportunidad de condenar a Ucrania por sabotaje, rara vez acusó a Kiev de ciberataques. Hace cuatro años, el medio de comunicación pro-Kremlin Russia Today comparó las acciones de los hackers informáticos ucranianos con las picaduras de mosquitos, y señaló que «Ucrania no tiene tropas cibernéticas reales«, y el año pasado volvió a considerar con desdén que las tropas cibernéticas ucranianas son «una señal detrás de la cual, de hecho, no hay nada.»–