Así es la polémica Ley penal contra las Fake News impuesta en Rusia

Al establecer la responsabilidad penal por la difusión pública, bajo la apariencia de mensajes fiables, de información deliberadamente falsa, según el criterio de Putin, que contiene datos sobre el uso de las Fuerzas Armadas Rusas para proteger los intereses de la Federación Rusa y sus ciudadanos, mantener la paz y la seguridad internacionales, el legislador resuelve un problema y simultáneamente crea otro peor. 

Por un lado, obstaculiza supuestas falsedades distribuidas intencionalmente en formato de confrontación informativa, y por otro, crea serios problemas para el trabajo de los profesionales del periodismo y de los medios de comunicación, que se esfuerzan por cumplir concienzudamente su misión social y no violar ni la ley ni la Carta Ética Global. 

Ya surgen dificultades de las palabras “distribución pública”, ya que la legislación de la información entiende la distribución no sólo como la transferencia de información de una fuente a un consumidor, sino también como brindar acceso a la información ubicada en una red de información y telecomunicaciones. 

En consecuencia, no se excluye el enjuiciamiento penal por mensajes y materiales que se publicaron en Internet antes de la entrada en vigor de la nueva ley y permanecieron disponibles para el público posteriormente. 

Si, después de la entrada en vigor de la ley, estos materiales se eliminan, la responsabilidad por su contenido queda excluida en virtud de los requisitos del articulado legal en uso. También se debe prestar atención a la redacción sobre la falsedad deliberada de la información difundida. 

Si el distribuidor se da cuenta de que es una fake new lo que llama la atención del público, entonces hay una ofensa en sus acciones. Si él no sabe que esto es falso, entonces no hay ofensa en sus acciones. La carga de probar la falsedad deliberada recae en la fiscalía. 

La nueva ley también se refiere a la responsabilidad penal por acciones públicas destinadas a desacreditar el uso de las Fuerzas Armadas rusas para proteger los intereses de la Federación Rusa y sus ciudadanos, para mantener la paz y la seguridad internacionales. 

Aquí, la mayor dificultad se debe a que el concepto de «desacreditar» en la legislación interna no está definido y se utiliza por primera vez. ¿Cómo se interpretará en la práctica? Por ejemplo, ¿la información de que el personal militar está mal alimentado es un descrédito o la difusión de información socialmente significativa destinada a proteger los derechos del personal militar y, por lo tanto, perseguir los intereses públicos?.

Queda claro que la ocultación de tal información, si es cierta, está comprendida en otras leyes  sobre los Medios de Comunicación como un abuso de los derechos de un periodista. ¿Pero es obvio para un juez? Todo esto se aplica no solo a los periodistas, sino también a los blogueros, propietarios de diversos recursos de información que no están registrados como medios de comunicación, y simplemente a los ciudadanos comunes que tienen sus propias cuentas en las redes sociales.  

Para los periodistas, la situación se simplifica un poco debido al hecho de que la ley sobre los medios de comunicación contiene artículos que eximen de responsabilidad a los periodistas, editores y medios de comunicación por el contenido de la información difundida en determinadas circunstancias: Si la información se obtiene de agencias de noticias. 

Por ejemplo, si un periódico escribe «según lo informado por Reuters», entonces la oficina editorial y el editor, así como el periodista que preparó el material, quedan exentos de responsabilidad. Lo principal es indicar un enlace a la agencia de noticias. 

Al mismo tiempo, un enlace, por ejemplo, a las redes sociales no exime de responsabilidad. Si se trata de una reimpresión de otro medio que puede ser considerado responsable. Naturalmente, estamos hablando de medios registrados. Los medios de comunicación de fuente primaria no se eximen de responsabilidad. 

Si esta información está contenida en una respuesta a una solicitud editorial o en un comunicado de prensa de organismos u organizaciones gubernamentales o públicas. Si una persona habla «en directo» o en un foro, en un chat que no pasa por una moderación preliminar. 

Naturalmente, estamos hablando solo de foros, chats, etc., publicados en los sitios web de los medios registrados. Debe tenerse en cuenta que el tribunal muchas veces no presta atención a esta norma como algo exótico y desconocido y finge que no existe. 

Los tribunales están obligados a aplicarlo. Pero es importante recordar que estas reglas, llamadas “privilegios relativos”, no se aplican a bloggers, medios no registrados y todo tipo de recursos en línea que operan sin registrarse como medios.

Eso sí, lo que sucede es que según Putin, todo aquello que pueda desvelar sus planes o acciones es considerado una Fake New; independientemente de que no lo sea. Y en contrapartida, sus medios estatales están repletos de Fake News que hablan de la invasión como una mera intervención militar para eliminar a unos supuestos ‘nazis que arrasan al pueblo ucraniano’, aunque sea una rotunda mentira.